AISLAMIENTO INSUFLADO

El aislamiento insuflado es una técnica efectiva, rápida y económica con resultados sorprendentes desde el primer día.

El aislamiento insuflado consiste en inyectar aislamiento a granel en las cámaras de aire cerradas, de fachadas o falsos techos, distribuyéndose el material aislante de forma compacta y sin fisuras, que por una parte aisla y por otra, impide la circulación de aire hacia el interior de la vivienda.

Esta técnica se aplica principalmente en fachadas de doble hoja, también llamadas fachadas con cámara de aire o tabiques tambor. Ya que se trata de una solución constructiva muy habitual desde los años 60 hasta nuestros días, la mayoría de las viviendas permiten este tipo de aislamiento.

aislamiento insuflado

Fachada con cámara de aire sin aislamiento.

fachada con cámara de aire aislada mediante insuflado

Fachada con cámara de aire aislada mediante insuflado.

¿Cómo es el procedimiento del aislamiento insuflado?

El procedimiento de insuflado de aislamiento consta de los siguientes pasos:

  • Primero hacemos una prueba endoscópica para confirmar la existencia de cámara de aire, medir su espesor y verificar el estado de la misma.
  • De esta forma definimos las zonas de la vivienda donde se va a actuar, calculando los metros cuadrados de superficie a aislar y los metros cúbicos de material aislante que vamos a necesitar.
  • Posteriormente realizamos unos pequeños agujeros de entre 2 y 4 cm cada 1 o 2 metros de distancia, según se decida, en función del material aislante a utilizar, espesor, tipo de fachada y otras consideraciones.
  • Se procede con el insuflado de aislante a través de los agujeros practicados hasta conseguir un perfecto rellenado de la cámara de aire, homogéneo y sin fisuras, de modo que alcanzce la densidad nominal de material aislante utilizado.
  • Cerramos los agujeros practicados, utilizando yesos y morteros especiales, según sea la pared o fachada.

¿Cuáles son los materiales aislantes más habituales?

Los materiales aislantes aptos para el insuflado han de cumplir una serie de requisitos:

  • Han de ser materiales a granel y en fibra, que la máquina de insuflado pueda triturar para poder transportar neumáticamente hasta la cavidad.
  • Por otra parte, han de presentar una resistencia térmica alta adecuada.
  • Y por último deben ser permeables, ya que han de permitir que el vapor de agua generado en el interior de la vivienda fluya hacia el exterior a través de las paredes.

Con todas estas características encontramos en el mercado los siguientes materiales aislantes para insuflar:

Lana de Roca

Este material presenta una baja conductividad térmica, alcanza la máxima densidad y es incombustible clase A.

Lana Mineral

La lana mineral tiene la más alta resistividad térmica y es incombustible clase A.

Celulosa

La celulosa es el material más ecológico ya que proviene del papel reciclado.

Donde se aplica el Aislamiento Insuflado

Esta técnica se aplica principalmente en estos lugares de la vivienda, si bien se puede hacer en cualquier punto que tenga exista cámara de aire o cavidad:

  • Fachadas
  • Falsos techos
  • Porches
  • Tabiques medianeros
  • Suelos de tarima
  • Cajones de persiana

Se puede realizar tanto desde el interior como desde el exterior de las fachadas.

Ventajas del Aislamiento Insuflado

  • Es tremendamente efectivo
  • Es económico, y se amortiza con el ahorro energético
  • De rápida aplicación, sin obra
  • Es limpio
  • Es de por vida y no requiere mantenimiento