AISLAMIENTO TÉRMICO

El aislamiento térmico de una vivienda es una cuestión muy importante que nos afecta a todos, ya sea por confort, por ahorro, por salud o por otras razones. Y es que en el interior de nuestras viviendas dedicamos gran parte de nuestras vidas.
Desde el punto de vista térmico, una vivienda es un conjunto compuesto de distintos materiales en contacto con un entorno más o menos frío o caliente, en función de la estación del año, la hora del día o las condiciones meteorológicas. Por tanto, las transferencias de calor se producen constantemente. La función del aislamiento térmico es impedir dichas transferencias de calor.

Pérdidas Térmicas en una Vivienda

En una vivienda estándar como la de la imagen, se pierde un 35% de la energía calorífica a través de las fachadas, un 25% por el tejado, un 15% por el suelo, un 15% por carpinterías (puertas y ventanas) y un 10% por infiltraciones de aire.

Esto es sólo un ejemplo basado en una vivienda tipo, que en este caso es una casa independiente, con 4 fachadas y un tejado al exterior. Por supuesto, no todas las viviendas son iguales. En cada caso concreto habría que hacer un estudio de aislamiento térmico específico.

aislamiento termico

Pérdidas térmicas energéticas en una vivienda.

Aislamiento Térmico de la Vivienda

Para mantener la temperatura y humedad del interior en zona de confort, debemos gestionar dicho intercambio de calor. Y esto se realiza mediante el uso de materiales aislantes térmicamente y permeables al vapor de agua. Por tanto, el aislamiento térmico de una vivienda es un trabajo que debe ser realizado con mucho cuidado y mimo en el detalle.

Materiales Aislantes Adecuados

El uso de un material aislante inadecuado o una solución de aislamiento mal ejecutada en una parte de la vivienda (pared, techo, puente térmico, etc.), puede debilitar el aislamiento térmico de todo el conjunto. Por ello debe considerarse la casa como un todo.

Zonas de la Vivenda a Aislar.

Por todo ello, desde AISLAHOME recomendamos aislar térmicamente todas las zonas de la vivienda en contacto con el exterior o en contacto con zonas no calefactadas. Desde el aislamiento de paredes, fachadas, techos, cubiertas y suelos, pasando por cajas de persiana y puentes térmicos.