Pérdidas energéticas casa mal aislada

Las pérdidas energéticas en una vivienda

En función de las características de los materiales, de la estructura y de la envolvente de una construcción se produce una permanente pérdida de energía, que en principio son de dos naturalezas: por transmisión de calor, y por ventilación y permeabilidad al aire.

En una casa mal aislada las perdidas de energía son máximas en invierno. Alrededor de un 25% del calor se pierde por el tejado, otro 35% por los muros, 10% por los vidrios, 10% por el suelo y el 20% restante se reparten entre la renovación del aire y los puentes térmicos.

Mediante la reducción de las pérdidas de energía, no solo ahorramos energía sino que además se mejora el confort interior. En efecto, si la temperatura que indica el termostato en una casa es alcanzada, la proximidad a una pared fría da la impresión de que la temperatura alcanzada es inferior, lo que incita a los ocupantes de la vivienda a subir la temperatura del termostato. Para evitar esta sensación de incomodidad, la diferencia de temperatura entre el aire y las paredes con ventanas no debe exceder los 8º, y en el caso de paredes sin ventanas los 5º.

Para alcanzar mayor confort es mucho más efectivo aislar las paredes que aumentar la temperatura de consigna del termostato.

Las pérdidas energéticas en una vivienda
5 (100%) 6 votes