Clasificación de los materiales aislantes según su reacción al fuego

En general, la clasificación de los materiales de construcción según su reacción al fuego en la Unión Europea se rige por la norma EN 13501-1. En este post hablaremos especialmente de los materiales aislantes del fuego como un caso particular de los materiales de construcción.
Dicha normativa fue publicada inicialmente en el año 2002. Su objetivo era proporcionar un método armonizado a nivel europeo para clasificar los materiales de construcción basándose en sus propiedades de reacción al fuego.
La clasificación se organiza en varias categorías principales, desde A1 (no combustible) hasta F (muy combustible), con varias subcategorías dentro de ellas, especialmente en la clase B. Aquí está el desglose detallado de cada categoría.

Clase A: Materiales Aislantes Fuego Incombustibles

Clase A1

No contribuyen en absoluto al fuego. No se encienden, ni siquiera bajo la exposición directa a las llamas.
Como ejemplos destacados tenemos a la Lana Mineral y a la Lana de Roca. Se trata de ejemplos perfectos de soluciones de aislamiento que ofrecen una excelente protección contra el fuego, lo que los hace componentes esenciales en el diseño de edificios seguros y resistentes al fuego.
Otros ejemplos genéricos de materiales aislantes del fuego de construcción de esta categoría pueden ser el ladrillo, la piedra, el vidrio, y ciertos tipos de metales como acero o aluminio.

Clase A2

Contribuyen muy poco al fuego. Tienen una cantidad muy limitada de contribución al calor y al fuego cuando están expuestos a este.
Algunos materiales aislantes como el Poliisocianurato (PIR) específicamente formulados y tratados pueden alcanzar una clasificación A2, dependiendo de su composición y de los tratamientos superficiales aplicados.
Y por otra parte podríamos considerar materiales genéricos de la construcción clase A2 a paneles de yeso con aditivos ignífugos o algunos tipos de paneles de fibrocemento.

Clase B: Materiales Aislantes Muy Limitadamente Combustibles

La clase B se trata de materiales combustibles con una contribución muy limitada al fuego. A su vez se subdividen en subcategorías basadas en la energía liberada y la velocidad de propagación del fuego, lo humos generados y la capacidad para generar gotas incandescentes.
Algunos materiales aislantes de Clase B pueden ser fibras de celulosa, fibras de madera, perlitas de poliestireno o el copopren.
Y otros materiales genéricos de la construcción de Clase B pueden ser paneles de madera tratada con retardantes del fuego, aislamientos de poliuretano (PU) con tratamiento ignífugo, ciertos tipos de revestimientos compuestos para fachadas o aislamientos de poliestireno extruido (XPS) con aditivos ignífugos.

Clase C: Materiales Combustibles con Contribución Limitada al Fuego

Los materiales de Clase C tienen una mayor contribución al fuego que la clase B pero aún mantienen una propagación limitada del fuego.
Ejemplos de materiales de Clase C podrían ser: paneles de fibra de madera sin tratar y algunos tipos de pinturas y barnices con cierta resistencia al fuego.

Clase D: Materiales Combustibles con Contribución Media al Fuego

Estos materiales tienen una contribución más significativa al fuego que las clases C y B, permitiendo una propagación más rápida y una mayor liberación de calor.
Ejemplos de materiales de Clase D podrían ser: Madera maciza sin tratamiento ignífugo, paneles de aglomerado sin tratar, revestimientos de paredes interiores de plástico sin aditivos, etc.

Clase E: Materiales Combustibles con Alta Contribución al Fuego

Materiales que se encienden fácilmente y contribuyen significativamente a la propagación del fuego, aunque en una escala menor que la Clase F.
Ejemplos de materiales de Clase E podrían ser: Algunos tipos de moquetas sintéticas, cortinas y textiles sintéticos sin tratamiento retardante del fuego.

Clase F: Materiales Altamente Combustibles

Los materiales de la Clase F no sólo no ofrecen ninguna resistencia al fuego, son más bien propensos a contribuir activamente y rápidamente a la propagación del fuego.
Algunos ejemplos podrían ser algunas resinas poliméricas, madera extremadamente seca y fina, algunos tejidos sintéticos, etc.
Y en general podemos decir que dentro de esta Clase F podemos encontrar todos aquellos materiales que no han sido ensayados frente al fuego.

Subcategorias de Materiales Aislantes por su reacción frente al fuego.

A partir de la Clase B, se determinan unas subcategorías para clasificar su generación de humos y la generación de partículas inflamadas.

Producción de Humo (s)

La clasificación «s» se refiere a la cantidad de humo producido por un material cuando se quema:
s1: Baja producción de humo. Los materiales clasificados como s1 producen una cantidad limitada de humo durante la combustión, lo que significa que contribuyen mínimamente a la reducción de la visibilidad y al riesgo de inhalación de humo en caso de incendio.
s2: Producción de humo media. En esta categoría, los materiales generan una cantidad moderada de humo, más que los de la categoría s1, pero aún en un nivel que se considera aceptable para ciertas aplicaciones.
s3: Alta producción de humo. Los materiales clasificados como s3 emiten cantidades significativas de humo cuando se queman. Este nivel de producción de humo puede comprometer seriamente la visibilidad y la calidad del aire, incrementando los riesgos para los ocupantes durante un incendio.

Producción de Gotas o Partículas Inflamadas (d)

La clasificación «d» evalúa la formación de gotas o partículas ardientes que se desprenden del material durante la combustión:
d0: No hay producción de gotas o partículas inflamadas. Los materiales clasificados como d0 no producen gotas ardientes o partículas inflamadas, eliminando un riesgo adicional de propagación del fuego.
d1: Producción limitada de gotas o partículas inflamadas. En esta categoría, los materiales pueden producir algunas gotas o partículas, pero estas arden brevemente y no contribuyen significativamente a la propagación del fuego.
d2: Producción apreciable de gotas o partículas inflamadas. Los materiales en la categoría d2 generan gotas o partículas que pueden permanecer encendidas y representar un riesgo de propagar el fuego a otros materiales o elementos del edificio.
Estas subcategorías son fundamentales para evaluar el riesgo y el comportamiento de los materiales en caso de incendio, permitiendo a arquitectos, diseñadores y autoridades de construcción tomar decisiones informadas para garantizar la seguridad y el cumplimiento de los estándares de protección contra incendios.

AISLAHOME trabaja en los siguientes territorios:

AISLAMIENTO MADRID

Desde nuestra sede en Humanes de Madrid, damos servicio a la Comunidad de Madrid, Toledo, Guadalajara, Ávila y Segovia.

AISLAMIENTO NAVARRA

Desde nuestra sede en Navarra, damos servicio a la Comunidad de Navarra, Aragón, La Rioja y Soria.

AISLAMIENTO VIZCAYA

Desde nuestra sede en Loiu (Vizcaya), damos servicio a Euskadi y Cantabria.

AISLAMIENTO VALLADOLID

Desde nuestra sede en Valladolid, damos servicio a la Comunidad de Castilla y León.

¿Buscando una empresa de aislamiento? Solicita tu presupuesto

    TE LLAMAMOS

    He leído y acepto la Política de privacidad y consiento en el tratamiento de mis datos personales.

      SOLICITA INFORMACIÓN

      He leído y acepto la Política de privacidad y consiento en el tratamiento de mis datos personales.

      Si tienes cualquier duda o pregunta sobre el artículo, por favor deja aquí tu comentario. Y si necesitas más información puedes llamar a AISLAHOME al 911 518 010, estaremos encantados de atenderte.

      [/vc_column][/vc_row]

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *