Ahorro al aislar la vivienda

Rehabilitacion térmica de edificios

La energía más barata es la que no se consume

El aislamiento de una vivienda mediante insuflado permite ahorrar hasta un 54% en consumo de calefacción.

Aislar térmicamente una vivienda, o bloque de viviendas, con lana de roca (fibra mineral)  o celulosa es una solución efectiva, económica y medioambientalmente sostenible. La empresa navarra Aislahome ha importado una técnica alemana muy novedosa en el sector, con la cual se pueden aislar viviendas en un día y sin obra con unos excelentes resultados.

Tal y como detalla Leyre Malumbres, arquitecto de Aislahome, esta técnica consiste en insuflar, mediante aire a presión, aislamiento en las paredes, practicando pequeñas aperturas de 3-4cm cada 1 o 2 metros. De esta forma, se crea un manto aislante, compacto y sin fisuras, que impide la circulación del  viento por la cámara de aire y que refuerza el aislamiento original. Es decir, el material aislante, ya sea lana de roca o celulosa, ejerce un doble efecto, aumenta el aislamiento original e impide la circulación del aire frio del exterior en invierno, que puede entrar por persianas, fisuras o defectos de la construcción.

Sus clientes están muy satisfechos con el cambio en su hogar y, de hecho, así lo demuestran algunos de ellos en la página web de la empresa, donde exponen testimonios y la solución que Aislahome les  presentó. Y es que las ventajas de aplicar este tipo de aislamiento ecológico se notan desde el primer día.
En cuanto al coste de la inversión, Ismael Pérez, arquitecto técnico de Aislahome, detalla que es
muy económico. “Aislar un piso, puede rondar los 1.100€, un unifamiliar adosado los 1.900€ y una  vivienda independiente los 2.800€.  Considerando el importante ahorro energético que se obtiene con  un buen aislamiento, con reducciones del consumo de luz y gas de hasta un 54%, se trata de una  inversión que se recupera en un breve espacio de tiempo, en 2 o 3 años, según la tipología de la vivienda. Además, si la actuación se realiza en bloques de viviendas conjuntos, ya sean pisos o unifamiliares, el  coste puede reducirse considerablemente”.

Para elaborar un presupuesto adecuado en cada vivienda, un técnico de Aislahome visita la casa y realiza un diagnóstico para determinar porqué y por dónde  exactamente se pierde calor y propone así la solución más adecuada y económica.
Una de las pruebas que se realiza es la inspección mediante un endoscopio que permite ver la  composición de la fachada, comprobar si hay aislamiento o no, o si este es deficiente, y medir la cámara de aire que existe. Con los resultados de estas y otras pruebas, el equipo técnico propone la mejor solución para cada caso y prepara un presupuesto sin compromiso.

Insuflado de distintos materiales aislantes
Los materiales que se utilizan para aislar las viviendas pueden ser de distinto tipo según las  necesidades.
La celulosa es un aislante ecológico con una buena relación calidadprecio. Está compuesto por papel de  periódico reciclado y tratado para darle propiedades ignífugas, insecticidas y antifúngicas.
La lana de roca (o fibra mineral) es un producto de mayores prestaciones, fabricado a partir de la roca basáltica. Se utiliza cuando se  requiere una protección frente al fuego y las condiciones de humedad son más exigentes. También la  fibra de vidrio (fibra mineral) es un producto con propiedades similares. En otras ocasiones, de extrema humedad o cuando la cámara de aire es muy estrecha, es aconsejable la utilización de perlitas de poliestireno expandido. Todos estos materiales cuentan con homologación y certificación a nivel europeo, tanto en el  producto en sí como en las técnicas de aplicación.

Esta novedosa técnica de aislamiento es una solución económica y muy efectiva para todas aquellas viviendas, de antigua o de nueva construcción, que carecen de buen aislamiento. Según explica Arturo Silva, ingeniero de Aislahome, “Durante estos años hemos encontrado una tipología de vivienda muy  variada: pisos construidos en los años 60-70 sin aislamiento, en los años 80-90 con aislamiento muy deficiente,o los construidos en los años 2000 con materiales o ejecuciones muy precarias. En general,
todos se han podido mejorar con la técnica y el material adecuados, de una manera rápida y sencilla,
con alta satisfacción por parte del cliente”.

Más información en:

AISLAHOME_suplemento Rehabilitacion de Edificios_2015

 

Valora la página